Los frenos son un elemento de seguridad fundamental en todos los vehículos ya que, ante una situación de peligro, tienen que conseguir detener el vehículo en la menor distancia y tiempo posible. Por eso, desde que los automóviles equipan sistemas de frenado, ha existido la necesidad de hacerlos más seguros y eficientes.

Bosch lleva más de 95 años impulsando la innovación en torno a los frenos y ha apostado desde el principio por su desarrollo técnico, para ofrecer a los conductores una mayor seguridad y confort de frenado. Con sus departamentos de investigación y desarrollo, la compañía sigue contribuyendo al avance técnico en la tecnología de frenado porque, para Bosch, la seguridad siempre es lo primero. Ahora, Bosch Automotive Aftermarket lanza la campaña “Frenos Bosch: nacidos para tu seguridad”, con la que busca mostrar la fortaleza y experiencia de la empresa en este segmento tan importante.

Varias razones, un solo objetivo: la máxima seguridad

En primer lugar, la seguridad está en el ADN de Bosch, tal como demuestra el hecho de que la empresa ha sido pionera en el desarrollo de importantes tecnologías de frenado que salvan vidas, tales como el servofreno, allá por 1927, el ABS en 1978 o el ESP® en 1995. Además, el conocimiento y la experiencia de Primer Equipo son aplicados por Bosch al negocio del aftermarket, lo que se traduce en productos similares para una máxima seguridad.

Como proveedor líder en tecnología para la industria automovilística, Bosch se esfuerza continuamente por mejorar las tecnologías actuales y liderar nuevos desarrollos a través del I+D que lleva a cabo en sus propios centros, sometiendo a sus piezas y componentes de frenado a condiciones extremas en sus laboratorios y en sus pistas de pruebas y, por último, siguiendo y mejorando cada producto a lo largo de su vida útil.

Bosch tiene experiencia en todo el sistema de frenado con una oferta completa compuesta de 27 subfamilias y, aproximadamente, 11.000 referencias, que le permite cubrir la gran mayoría de marcas y modelos existentes en el mercado. Pero Bosch no solo mira al presente, sino que está preparada para el futuro de la movilidad, en concreto para la electrificación, donde su oferta de productos de frenos es similar a la de Equipo Original, con una alta cobertura de mercado de hasta el 90% en pastillas para el parque automovilístico europeo de vehículos eléctricos e híbridos.

Por todo esto, Bosch ha sido elegida, un año más, como la mejor marca de frenos para muchos automovilistas, en concreto, para los lectores de la prestigiosa revista alemana del motor auto motor und sport, una de las de mayor difusión en Europa. Finalmente, cabe destacar el compromiso de Bosch Automotive Aftermarket con los talleres y que estos estén siempre a la última en cuanto a tecnología de frenos. Para ello, la división ofrece una amplia oferta de formaciones, consejos e informaciones sobre la reparación y solución de problemas.

En definitiva, Bosch Automotive Aftermarket suministra las piezas y componentes de frenado correspondientes para casi cualquier tipo de vehículo, cumpliendo con los más altos estándares de calidad en base a su alta competencia y décadas de experiencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here