Desde el inicio del estado de alarma, decretado el pasado 14 de marzo, hasta el 31 de mayo han quedado en el aire la realización de 180.000 exámenes teóricos y 268.000 pruebas de circulación para la obtención del permiso de conducir.

Una larga lista de espera para la que el director general de Tráfico, Pere Navarro, ha pedido calma y colaboración durante su primera intervención, en la presente Legislatura, ante la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de Los Diputados

Uno de los asuntos más destacados que abordó durante su participación parlamentaria fue la reanudación de los exámenes de conducir. Pere Navarro afirmó que hasta la fase 3 del plan de desescalada no se sabrá a ciencia cierta de cuántos examinadores dispone cada jefatura, sobre el total de 829 con que cuenta actualmente la DGT.

El máximo responsable de la DGT ha pedido un poco de tranquilidad para completar el diagnóstico, aunque reconoció que no es fácil: “La gente está nerviosa, como es natural: lleva dos meses y medio sin ingresos, y hay rumores y fake news; de ahí la importancia de mantener una comunicación directa y permanente con el sector, y me refiero a su organización más representativa, que es la Confederación Nacional de Autoescuelas. Además, el permiso de conducir es imprescindible, sobre todo en la España rural; y también en las ciudades, aunque algo menos. Yo estoy convencido de que este camino lo vamos a hacer juntos».

Sobre la evolución de la recuperación de la normalidad en los procesos de exámenes, Pere Navarro señaló que “las incertidumbres ahora mismo son muchas porque, si un examinador diera positivo, habría que poner al resto en cuarentena y nos quedaríamos durante otros 15 días sin exámenes. Sin embargo, percibo en los diferentes actores la voluntad de avanzar. Nos hemos comprometido a mantener el servicio durante el verano, porque nos lo han pedido las autoescuelas y los funcionarios son conscientes de que es preciso atender a la ciudadanía”.

“Hemos rogado a los alumnos que no traigan amigos ni familia al examen, para evitar aglomeraciones que entrañarían un riesgo de contagio. Existe un protocolo de seguridad para el examen teórico, otro para la pista y otro para la prueba de circulación. Los examinadores no parecen muy convencidos de la utilidad de los guantes. A ver qué dicen las autoridades sanitarias».

«Ya hubo la semana pasada exámenes teóricos con el 50% de la plantilla de examinadores; a la hora de presentarse se ha priorizado a aquellas personas que habían perdido el permiso por haberse quedado sin puntos. Desde esta semana se vienen haciendo exámenes teóricos y pruebas de pista; en la fase 3, se incorporarán el resto de los examinadores y con ellos las pruebas de circulación”.

Pere Navarro afirmó que Tráfico cuenta con un total de 829 funcionarios examinadores de los que 14 son itinerantes, que reforzarán a las jefaturas que más lo necesitan. También se autorizará el desplazamiento de examinadores de unas provincias a otras en régimen de ATF (Atribución Temporal de Funciones). En cuanto a la oposición para aspirantes a examinadores, indicó que se han recibido, de momento, 2.000 solicitudes para 40 plazas convocadas. 

Horas extras, centros desplazados y el CAPA

Con relación a las horas extras, aseguró que el dinero está dispuesto y que, en cuanto se restablezca por completo el servicio, se invitará a los examinadores a que trabajen fuera de su horario habitual.

Con respecto a los exámenes en los centros desplazados, dijo que, habrá pruebas en ellos, a condición de que los locales cumplan los requisitos del Ministerio de Sanidad.

Sobre el polémico sistema CAPA (Capacidad para las Pruebas de Aptitud), Navarro explicó que las instrucciones a las jefaturas eran las de reabrir en las mismas condiciones que antes del estado de alarma y demorar hasta octubre la implantación del sistema donde no lo hay aún, pero que las autoescuelas de algunas provincias que carecen de él le habían pedido a la DGT que lo incorporase ya.

Abrir un debate sobre la enseñanza presencial

A petición del representante del Partido Popular en la Comisión de Seguridad Vial, el diputado Óscar Gamazo, Pere Navarro explicó la postura de la DGT sobre la enseñanza presencial obligatoria para los aspirantes a conductores. “En la estrategia de seguridad vial 2011-2020, ya se hablaba de este tipo de formación. Comprobamos después que en Europa predominaban los países que la tenían».

«La idea fundamental es que las normas y las señales se pueden aprender online o mediante programas informáticos, etc., pero no es fácil concienciar y sensibilizar a distancia».

«Preparamos una reforma del Reglamento de Conductores el cual incluía ocho horas enseñanza presencial, que el Consejo Superior de Tráfico y Seguridad Vial aprobó por unanimidad. Esto son palabras mayores porque en el Consejo están más de 80 organizaciones que saben mucho del tema».

«Por último, llegó el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), de efectos demoledores, aunque no es vinculante, que ha vuelto imposible la reforma. No hacen falta profesores, ni aulas, nada de nada; enseñar a conducir es como hacer un curso de cocina o de macramé».

«En mi opinión, no entendieron el tema: el documento es una banalización de la seguridad vial, pero los accidentes de tráfico no son virtuales, son reales. Esto nos lleva a un mundo low cost, porque en el fondo se trata del precio del carné. Yo creo que ha llegado la hora de abrir un debate al respecto».

https://youtu.be/_j0VnBvUnU0

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here